Solo si te apetece

Decir que te quieres dedicar a formar padres sienta mal a los que son padres. Esto es de las primeras cosas que me he dado cuenta cuando decidí hace dos años que quería dedicarme a esto. Lo segundo, es que entre más cercana a mí es esa persona, más recela. Y menos apetece aprender.

Lógicamente al principio me lo tomé como algo personal: no se fían de mí, acabo de ser madre, solo tienes una hija…(y todo esto es verdad también) pero quise ir más allá. Esto ya me sonaba. Trabajé durante doce años como trabajadora social y educadora con familias, en la administración pública y en el sector privado y el rechazo era el mismo. Mi trabajo consistía en decirles a la familias qué cosas “debían mejorar, cambiar o incluso eliminar” para mejorar las condiciones de sus hijos, y es verdad que en ocasiones existía la amenaza real de la posible pérdida de su custodia.

¿Quién quiere vivir cerca o tener de amiga a alguien que puede estar pensando- mientras le dices a tu hijo delante de ella comételo todo y no seas pesado- que se podría hacer de otra manera?.

Y es verdad. Antes era muy pesada y si tenía confianza con esa persona me salía ¿y por qué no pruebas esto? O ¿ te has planteado no se qué? Lo siento. Y desde aquí pido perdón a todas mis amigas, cuñadas e incluso hermana.

Ya sé que las cosas no funcionan así.

Estaba tan convencida de que había descubierto la panacea que quería contárselo a todo el mundo, o al menos a los que me dejasen, pero repito LAS COSAS NO FUNCIONAN ASÍ.

A nadie (incluida yo) le gusta escuchar que hay cosas que hacemos que podrían hacerse mejor. De entrada, fastidia mucho y después depende de muchas cosas que te lo replantees: la falta de tiempo, el orgullo, la pereza, el convencimiento de que lo que uno hace es lo más efectivo .

Imagina que no quieres aprender sueco. No te apetece y además no crees que te haga falta.

¿PODRÍA CONVENCERTE DE QUE GASTES DINERO EN UN CURSO DE SUECO?

Probablemente no, si no ves que te sea necesario.

Pero imagina que gracias a mi persuasión y a que te digo que es un método infalible y superefectivo para aprenderlo te convenzo, aunque sigas sin ver esa necesidad.

¿SERÁS CONSTANTE EN EL TIEMPO?, ¿PRACTICARÁS?, ¿LO APLICARÁS EN TU DÍA A DÍA SABIENDO QUE NO LO NECESITAS?. Al final ¿NO TE SENTIRÁS ESTAFADO POR HABERTE APUNTADO SIN GANAS?

Seguramente sí. Es muy probable que al poco tiempo lo dejes. Al menos, es lo que yo he hecho cuando me he apuntado a cursos por razones diferentes a que sintiera la necesidad: los créditos de la universidad, el curriculum, porque iba mi amiga…Esto no te sirve para nada. Y este es el quid de tu cuestión. Lo más importante para mí- en esta nueva etapa- no es convencerte de nada.

Solo quiero trabajar contigo porque a ti te apetece. No porque te lo digo yo ni nadie, sino porque tú tienes unas GANAS LOCAS DE APRENDER COSAS NUEVAS.

¿Por que?

Porque no pienso ir de predicadora. Creo que la disciplina positiva es la bomba. Que te quita como padre o madre un peso enorme de encima al saber que puedes disfrutar y tener menos conflictos en el día a día con tus hijos. Pero no quiero convencerte. Quiero que tú quieras hacerlo. Que te apetezca probar y lo puedas comprobar con tus propios ojos.

Mientras tanto te iré contando si te apetece lo que sé, lo que no tengo tan claro o incluso algunas de mis dudas, sin presión ninguna y si en algún momento te apetece, porque te sale del alma, aprender un poquito mas, AQUÍ ESTARÉ.

¿QUIERES FORMAR PARTE DE FAMILIAS POSITIVAS? SUSCRÍBETE Y NO TE PIERDAS NADA NADITA