Yo no soy mi hermano


Warning: A non-numeric value encountered in /furanet/sites/familiaspositivas.com/web/htdocs/wp-content/themes/sidewalk/include/helpers.php on line 891

Escribiendo sobre cómo abordar los conflictos entre hermanos, se me vino una idea a la cabeza que no quise dejar ir y ahora me apetece compartir en este post.

Los niños no son iguales, por lo que a pesar de tener hermanos ¿por qué iban a necesitar lo mismo?

Cada niño es distinto, único e irrepetible y sus padres deberían tratarlo atendiendo a sus necesidades específicas. Pensamos que hay que darles lo mismo por un sentimiento de igualdad, de ser justos, pero no son un pack. Puede que uno de los hermanos no necesite tanto contacto físico como el otro, pero atosigo al primero y me quedo corto con el segundo, para tratarlos por igual y que no me digan que los trato diferentes. Puede que uno de ellos sea menos habilidoso con la bicicleta y el otro un fuera de serie con los patines, pero no ayudo a ninguno para que los demás  no piensen que los trato diferentes. Puede que uno salte de la cama nada más oír el despertador y al otro le guste remolonear entre las sábanas diez minutos más. Pero los levantamos a la misma hora.

Ser justos es lo más injusto que hay de cara a la individualidad

Tener hermanos es una circunstancia vital para tu hijo pero no tiene que convertirse en una renuncia constante a ser lo que uno es. Sentirse reconocido como individuo único por tus padres, te hace sentir que tienes tu sitio, te sientes parte integrante de tu familia y potenciarlo consigue que todos los hermanos sean más felices.

Nadie debe sentirse alguien a costa de nadie y menos en una relación de hermanos. Todos optamos a nuestro sitio independientemente del puesto en el que hayamos nacido y convivir con mas personas no debería hacer que restásemos sino que sumáramos.

Así que redescubre a tus hijos, uno a uno, para que puedas ofrecerle lo que realmente necesita a cada uno de ellos.

Plantéate si les gusta vestirse iguales, leer los mismos libros, comer a la misma velocidad, hacer el mismo deporte o tomarse la leche en el mismo tipo de vaso…

Respetar sus diferencias les hará más felices y más propensos a mantener relaciones saludables con sus hermanos.

 

¿QUIERES FORMAR PARTE DE FAMILIAS POSITIVAS? SUSCRÍBETE Y NO TE PIERDAS NADA NADITA