Muérdete la lengua.


Warning: A non-numeric value encountered in /furanet/sites/familiaspositivas.com/web/htdocs/wp-content/themes/sidewalk/include/helpers.php on line 891

Este verano estoy utilizando mucho la técnica de morderme la lengua. Así tal cual, no la encontrarás en un manual, aunque sí la contemplamos en la disciplina positiva como actuar más y hablar menos.

Mi estricta exigencia de ser puntual se vuelve muy complicada a la hora de salir con mi hija por las mañanas. Ya os lo he comentado otras veces, así que no me voy a centrar en lo de siempre sino en una técnica que estoy aplicando y que me resulta muy útil.

Nosotros agobiamos a los niños, y si no lo crees grábate un audio por las mañanas con el móvil y apunta en una libreta cuántas veces les pedimos algo . Anota todas las veces que insistes y apunta también al lado el tono que utilizas: si se trata de un reproche, una amenaza, si hay gritos, etc… Cuando lo tengas, haz el siguiente ejercicio de reflexión: imagina que todo esto te lo dicen a ti por las mañanas.

¿Crees que te  motivaría  a hacer lo que te piden? o por el contrario ¿Te dan ganas de huir y no volver nunca más ?

Puede que pienses que si los niños lo hicieran a la primera, nosotros no seguiríamos insistiendo. Y es verdad. Pero no funciona así. No al menos desde el principio. Llegará el día en que tus hijos hagan las cosas de un tirón, pero no cuando son pequeños o no al menos a tu ritmo. Hay muchas razones incluso de tipo neuronal que argumentan el por qué, pero el caso es que no es realista. Por lo tanto, debemos buscar dónde podemos introducir cambios para que la situación no sea igual de desesperante.

Los niños escuchan, pero cuando los saturamos hablando, desconectan. Así que para volver a captar la atención de mi hija por las mañanas (además  de conseguir  mantener un clima más armónico), intento reducir el número de frases.

Y ¿cómo lo hago?

  • Cuando ya le he hecho un recordatorio, las dos veces siguientes que me dan ganas de volver a repetírselo, no lo hago. Cuando dejo espacio, la siguiente vez que me dirijo a ella surte más efecto. Y si a esto le añado, colocarme delante , tocarle la rodilla y pedirle amablemente que se vaya a lavar los dientes que yo la acompaño, MUCHO MEJOR.

Para aumentar la colaboración de los niños hay otras cosas a tener en cuenta que recogí en este artículo : 7 claves para mejorar la colaboración de los hijos pero hoy quería centrarme en algo tan sencillo cómo ahorrar palabras.

Esto, como casi todo en la vida, requiere de entrenamiento pero te animo a hacerlo por los resultados que tiene y no solo con los niños. También con nuestra pareja, hermanas, hermanos, madres, padres, etc…

Es gratis, lo tienes a mano y tremendamente útil así que no esperes a intentarlo y cuéntame qué tal te ha ido.

Espero tus comentarios aquí debajo.