Cómo abordar las peleas entre hermanos.


Warning: A non-numeric value encountered in /furanet/sites/familiaspositivas.com/web/htdocs/wp-content/themes/sidewalk/include/helpers.php on line 891

Hace una semana os conté qué 4 cosas podemos hacer para no aumentar la rivalidad entre los hijos. Hoy os cuento, cómo debemos abordar las peleas entre ellos cuando se den. Porque es verdad que minimizamos las tensiones haciendo lo sugerido en ese  artículo, pero tarde o temprano se dará alguna pelea y existen actuaciones más eficaces que otras.

  • REACCIONES INÚTILES
    Pedirles  que paren.
    Intentar convencerles de que jueguen en paz y se comporten.
    Indagar y averiguar quien empezó.
    Impartir justicia defendiendo a uno frente al otro.
    Decirles que sus peleas te hacen sentir mal.
    Decirles que solo te interesan que terminen.

 

  • ¿CÓMO DEBES ABORDARLAS?
  1. Reconocer el enfado de los niños verbalizándolo en alto.
  2.  Escuchar la opinión de cada uno.
  3.  Reconocer la dificultad de resolver el problema.
  4.  Expresar tu convencimiento de su habilidad para encontrar una solución aceptable para ambos.
  5. Marcharte.

Normalmente los niños esperan que te impliques para que  impartas justicia y te pongas del lado de alguno de ellos. No entres al trapo. Si lo haces conseguirás aumentar la rivalidad entre ellos. Es importante meter  a los niños en el mismo barco. Ellos deben aprender a encontrar soluciones sobre sus conflictos. Es necesario para su desarrollo como personas, los capacitas y aumenta su autonomía. Nosotros debemos prohibir los golpes o las amenazas interviniendo cuando se produzcan, separándoles o indicando al niño que insulta, que le diga lo que siente a su hermano sin faltarle el respeto. También se le puede invitar a que le escriba una carta si le es más fácil desahogarse.
Sólo si la pelea se vuelve peligrosa para alguno de ellos, podemos intervenir pero limitándonos a separarles diciendo por ejemplo “Creo que es hora de que os enfriéis porque podríais haceros daño. Cada uno a su cuarto”. 

Los niños deben aprender a encontrar soluciones a sus conflictos

Otras sugerencias:

  • No es necesario que te tragues la pelea. Puedes pedirles que sigan haciéndolo en otra habitación y si no,  márchate tú. Normalmente se disuelve más fácilmente si no estás presente.
  • No todo son peleas de verdad (con intención de hacerse daño). La mayoría muestran dinámicas aprendidas por no saber cómo resolver las frustraciones personales de otra manera y muchas otras por diversión.  En ese caso, asegúrate que tengan normas establecidas por ellos, de cuándo deben parar, cómo avisarse si se están haciendo daño y la norma genérica que desde que uno quiera parar se acaba el juego.
  • No admitas que uno de ellos te cuente “chismes” sobre el otro hermano. Para esa secuencia informándole que solo te interesa lo que te cuente de él mismo, aunque asegúrate  de que sepa que hay excepciones y si ocurre algo grave o peligroso a su hermano debe contártelo.

Espero que os sirvan estas sugerencias, pensando siempre que cualquier cosa que ocurra en la vida de nuestros hijos puede ser una buena oportunidad para aprender habilidades, potenciar la autonomía y empoderar al niño.

Como siempre, puedes dejar tu comentario debajo de este artículo y comentarme que os parece. Me interesa mucho vuestra opinión.

Doris.

¿QUIERES FORMAR PARTE DE FAMILIAS POSITIVAS? SUSCRÍBETE Y NO TE PIERDAS NADA NADITA